Saltear al contenido principal

MMC FISIOCENTER - Medicina Estética

HILOS TENSORES FACIALES Y CORPORALES

¿Qué son los hilos tensores?

Los hilos tensores son hebras finas espiculadas que, al tensar sus conos, elevan la piel flácida obteniendo como resultado un estiramiento facial de forma rápida, segura y sin pasar por el quirófano. En la elaboración de los hilos se utilizan diferentes materiales de carácter compatible, reabsorbible y estéril con el organismo, para que no se produzca alergia ni rechazo alguno.

Entre los materiales empleados, el más utilizado hasta el momento es la polidioxanona (PDO), un elemento con el que se trabaja con frecuencia en cirugía cardiaca que favorece la cohesión de las células. El efecto de este material consiste en una reparación del tejido fibroso de la zona tratada, con la consiguiente regeneración de fibras de elastina y de colágeno.

¿Cuál es el procedimiento?

El procedimiento de los hilos tensores en Madrid tiene como base unas pequeñas incisiones en la piel de la zona deseada, a través de las cuales se introducen las hebras con una aguja muy fina. Una vez que el hilo alcanza la posición estipulada, se retira la aguja para que este quede fijado al tejido de la piel y pueda tensarse posteriormente, produciendo el efecto de un lifting facial sin cirugía.

Al no necesitar sutura, es una técnica muy sencilla, de apenas 30 o 60 minutos de duración, que se lleva a cabo bajo anestesia local o incluso sin anestesia. No es dolorosa ni necesita de hospitalización, apareciendo únicamente como efectos secundarios pequeños hematomas o inflamaciones que desaparecen gradualmente.

RELLENOS FACIALES

¿Qué es el ácido hialuronico?

El ácido hialurónico es una sustancia que ya existe en nuestro cuerpo, por tanto, la infiltración del mismo para tratamientos de medicina estética es totalmente tolerada por el organismo con total naturalidad.

Sus efectos son de duración determinada precisamente por ello, ya que el organismo tiende a reabsorber el producto. La duración depende del producto utilizado y de cada persona, pero oscila entre 6, 12 y hasta 18 meses.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento de rellenos faciales consiste en la infiltración de sustancias para revitalizar la piel, recuperar la pérdida de volumen y de los tejidos de relleno naturales de la cara y lucir un rostro terso y fresco. Debe estar siempre precedido de una valoración médica para conseguir un resultado natural y profesional.

TOXINA BOTULINICA

La Toxina Botulínica es un producto farmacéutico que ha sido utilizado para tratamientos neurológicos, con mucho éxito, durante más de 10 años. En los últimos años de la década de los 90 se comenzó a utilizar con fines estéticos.

El efecto de la toxina consiste en producir un bloqueo transitorio y reversible (es decir NO definitivo) a nivel de la placa neuromuscular, lugar en el cual el nervio hace contacto con el músculo indicándole que se contraiga. Actúa fundamentalmente inhibiendo la acetilcolina, la cual es responsable de la contracción muscular.

El Bótox es una toxina que aplicada en pequeñas dosis produce un efecto de relajación de los músculos faciales, logrando que las arrugas se atenúen o desaparezcan sin alterar la expresión natural de la cara. Solo actúa sobre las líneas de expresión y no sobre las arrugas causadas por el envejecimiento o por el sol.

¿En qué consiste?

La técnica consiste en la inyección intramuscular (músculos faciales) de Toxina Botulínica diluida con suero fisiológico estéril (el vial se abrirá en presencia de la paciente). Previamente se aplicará una pomada anestésica en la zona de inyección (Emla®).

ESCLEROTERAPIA

Después del examen clínico e instrumental realizado, se comprueba que presenta varices en los miembros inferiores, susceptibles de ser tratadas mediante esclerosis (no todas las varices lo son). Existe una importante presunción de que los síntomas que se presenta, como la pesadez de piernas, hormigueos, calambres nocturnos, así como las manifestaciones edematosas o cutáneas, estén en relación con estas varices.

Estos síntomas son provocados por el reflujo venoso en las venas superficiales. Normalmente las venas retornan la sangre hacia el corazón; sin embargo, en las venas varicosas la corriente sanguínea se invierte cuando permanece de píe y la sangre desciende hacia los mismos, provocando una hipertensión en el territorio venoso y vénulo-capilar de las zonas más inferiores, responsable de una alteración de los tejidos, como:

  • Hipodermitis (placas inflamatorias que “acartonan” la piel y los tejidos subyacentes).
  • Úlceras de las piernas.
  • Una tromboflebitis superficial.
  • Favorecer la aparición de trombosis venosas profundas.
  • Agravar con el paso de los años las varices existentes
  • Ser responsables de la aparición de varicosidades.

¿En qué consiste?

Este tratamiento consiste en inyectar una sustancia química en la luz de la vena varicosa intentando provocar una irritación en su pared, es decir, una inflamación que posteriormente dará lugar a la fibrosis de esta variz y, por tanto, la desaparición de la luz. Con ello el reflujo superficial será suprimido o disminuido.

Se realiza de una manera simple mediante una inyección intravenosa que introduce el producto esclerosante de uno o diferentes puntos de la variz.

Después de esta inyección, en la mayoría de los casos, se produce una pequeña inflamación ligera y transitoria, testigo de la agresión provocada. Aparece en los dos o tres días siguientes y no precisa ningún cuidado especial. Es habitual que se produzca un pequeño hematoma en el punto de inyección ya que es frecuente una mala calidad de las paredes venosas.

PEELINGS QUIMICOS

Los criterios de inclusión de los peelings serían aquellos casos en los que las pacientes demanden una mejora de las pequeñas irregularidades (leves discromías, arrugas muy finas, rugosidad…) de la piel de su rostro y/o de su cuerpo (escote, manos…).

Los criterios de exclusión serían: embarazo, lactancia, herpes local recidivante, coagulopatías, enfermedades del colágeno, infección local activa, alergias al producto…

La región anatómica donde aparecen habitualmente estas irregularidades susceptibles de tratamiento con peelings suele corresponder a la piel del rostro, cuello, escote y manos: lo que comúnmente se denominan “zonas expuestas”.

Hay diferentes tipos de peelings: físicos (scrub, gommage…) y químicos (fenol, ácido glicólico, ácido pirúvico, ácido tricloroacético… y a su vez a distintas concentraciones de dichos ácidos), que el profesional elegirá en base varios aspectos: zona anatómica a tratar, tipo de irregularidad (discromías, arrugas…) tipo de piel de la paciente, grado de fotodaño solar…

 

¿Cuál es el procedimiento?

Los peelings tienen una fase de preparación donde a la paciente se le aplica vaselina con finalidad protectora en las zonas más sensibles del rostro (aletas de la nariz, comisuras de boca, canto externo de los ojos…) y se le aplica también el prepeeling por las zonas a tratar (sustancias preparadas para ir rebajando el pH de la piel, para que el descenso de este sea progresivo y la epidermis no sufra una agresión muy brusca).

Se comienza entonces con la técnica de aplicación del peeling en cuestión (pincel, gasa, guante…), siempre atendiendo a las recomendaciones del fabricante. Hay peelings que son tiempo-dependientes: se dejan un tiempo en contacto con la piel y posteriormente se neutralizan con sustancias bicarbonatadas (los peelings son ácidos que se neutralizan con sustancias básicas). Otros peelings dependen del número de capas aplicadas.

En cualquier caso, cada peeling se aplica atendiendo a sus características técnicas aprehendidas por el profesional siguiendo las estrictas recomendaciones del fabricante.

MMC Fisiocenter logo

Centro polivalente en Toledo. Descubre las últimas novedades en el tratamiento para el cuidado de tu cuerpo.

visítanos

Lunes - Viernes
10.00h - 14.00h
16.00h - 21.00h

Avda. América 7-A
Toledo
Parking Gratuito

síguenos

Registro de sanidad  -  R.C.S.E.S 4507937/4515675

Volver arriba